La Tendresa de les Relacions amb els pacients

Iniciamos un apartado específico en el cual iremos dando entrada ejemplos de aquellas relaciones ¡tan especiales! que tuvimos con las personas a quienes cuidábamos y como ellas nos cuidaban, agradecían y correspondían.
LOS CUIDADOS

Mercedes:
<recuerda los paquetitos que  P., siempre riendo y con un movimiento de cabeza, como expresando "que no es nada", nos daba al personal de la sección con una peladilla, algún céntimo, alguna estampa etc.>

LO SORPRENDENTE
Dolores Hv.:
<nos cuenta de cuando C. y B. se fueron a Lourdes, en un viaje organizado desde Gavà, acompañadas por una señora conocida de Dolores.
Cuando al regreso van a buscarlas, D. la dice que "M. s`ha anat a casa seva". ¡Efectivamente, allí la encuentran, en la calle Canuda!
     ¿quizá no tenía sentido para ella volver al hospital psiquiátrico...?

<A R. a primera hora le dá en la ducha un ataque epiléptico quemándose. ¡Tuvo que llevarla a Sant Pau en su coche!!!>

<A veces le viene la imagen de un señor que se encerraba él sólo porque consideraba que era malo.>

Nati: 
< Ella tiene grabado cuando una señora de la sección que estaba sentada en su cama, al ir a buscar sus zapatillas, se desequilibró cayendo de cara y se dió en el ojo, que ya tenía en xeroftalmo y se le reventó. Tuvo que acercarse en táxi al Hospital de Sant Pau ,mientras le sujetaba el ojo con una gasa. ¡¡Imaginaros la cara de susto de quienes la atendieron en urgencias!! ERA BASTANTE INCREÍBLE Y MÁS, EL QUE EN TODO MOMENTO NO SE QUEJARA NI DIJERA NADA. Hacía poco tiempo que había ingresado en psicogeriatría>

<Og. era del PSUC. Antes había trabajado en Europa en el Mercado Común. En el hospital, 1 vez al mes, se iba a donde había estado su casa. Si no volvía por su cuenta, la traían los urbanos> 

 

3 comentaris:

  1. Pilarín era muy tierna, con una mirada q no eludias, es verdad q agradecía con sus minipaquetitos pero con premio y le comprabamos con Paco Viudez, galletas. Inolvidable, sentías su cariño en esa sonrisa y timidesa al hablar como una niña.

    ResponElimina
  2. Las pacientes te reconfortaba y cuidaban. Conchita Pallars, siempre la recordaré, como se me ofrecía por si algo necesitaba. Era muy mayor y tuvo un triste final q me dolió mucho. Mi sala se había quedado sin médico. El Dr. Jaén falleció, el también se negó a los traslados y no quiso saber nada de hacer listas. Pepita con sus carotas y preguntas q venía varias veces a preguntar cuántos años tenía y recordaba q la había criado una Dida pero nada más. Montserrat plantada en los 18 años, con calcetines, trenzas pero buena de cuidar como todas las residentes. Se podría hablar mucho, no vale la pena. Me gustó tanto cuidarlas q me resultó muy dificil la separación y aceptar sus destinos.

    ResponElimina
  3. Les estones que vaig passar amb la Teresa Oliveres cantant i fent broma no tenen preu. Com tampoc no en tenen les seves meravelloses "noveletes" de les quals en conservo una que es deia "la Pimienta Negra Es". Genial.

    ResponElimina